IMG_1470 [640×480]

Entrevista: Intendente Urquieta se refiere a reunión nacional por escasez hídrica.

Los Ministros de Obras Públicas, Alfredo Moreno, de Agricultura, Antonio Walker, e Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, encabezaron una reunión con los Intendentes de las regiones de Atacama al Maule, para anunciar la creación de mesas regionales de trabajo, que se sumarán a las mesas que ya funcionan a nivel nacional e interministerial. Sobre esta reunión, el Intendente de Atacama, Patricio Urquieta, respondió a una serie de preguntas en la siguiente entrevista:

¿Cuál es el escenario de Atacama en comparación con otras regiones según lo que se analizó en la reunión?

Nuestra región también está viviendo un momento difícil, por eso el Gobierno del Presidente Piñera decretó zona de emergencia agrícola por escasez hídrica. Hay familias que con motivo de la escasez de precipitaciones no tienen suficientes espacios de vegetación para alimentar a sus ganados, que fundamentalmente son caprinos.

Ahora bien, contamos con agua para el consumo humano y las actividades agrícolas. El desafío lo tenemos con las familias de crianceros que están sobre la cota de riego del tranque Lautaro y el embalse Santa Juana,  en la zona de secano.  El Gobierno dispuso la entrega de fardos, suplementos alimenticios, y también de recursos directos para ir en ayuda de los crianceros de la región, y fue muy agradecida por ellos.

 ¿Qué particularidades tiene la región de Atacama respecto a la sequía?

Hay mucha conciencia de la necesidad de gestionar mejor el agua, y que la primera prioridad debe ser el consumo humano.   Desde hace años este ha sido un tema de conversación presente en el ámbito público y privado, porque los esfuerzos de todos van a ser muy útiles para una mirada de largo plazo. Los sistemas de agua potable rural están funcionando, y dentro del Plan Regional que presentó el Presidente Piñera tenemos contempladas nuevas obras de este tipo.  El hecho de estar avanzando y casi concluyendo la construcción de una desaladora nos posiciona mejor que otras regiones.

Los principales sectores productivos también han sido protagonistas en la búsqueda de soluciones. El sector agrícola sigue avanzando con obras que mejoren la gestión hídrica, y el rubro minero ha mostrado el interés por ocupar fundamentalmente agua desalada en sus operaciones.

¿En la reunión qué se expuso sobre la situación de Atacama?

Contamos con el embalse Santa Juana y el Tranque Lautaro que garantizan abastecimiento para la temporada, pero queremos adelantarnos y prever una situación más difícil.  Por eso tenemos que estar preparados.  Los crianceros, que son más de 320, necesitan ayuda porque están ubicados en la zona de secano, donde las precipitaciones han sido escasas y ello disminuye la vegetación que sirve para alimentar a más de 47 mil cabezas de ganado.

¿Qué medidas se deberán implementar en la región en particular a partir del encuentro (corto, mediano y largo plazo)?

Hay dos temas distintos. Uno es la emergencia, que desde el Gobierno la estamos enfrentando con todos los medios disponibles para ir en ayuda de quienes lo están pasando mal. El otro es la mirada de largo plazo, y eso exige que podamos conversar sobre las iniciativas que nos permitan convivir con esta nueva realidad que nos brinda el cambio climático.  Para ello, vamos a crear una mesa regional que convoque a los interesados en aportar ideas con una perspectiva sobre el nuevo escenario que vive América.  Siempre hay ideas presentes como la desalinización, la reutilización de aguas servidas, la infiltración de acuíferos, el fortalecimiento de las juntas de vigilancia y las organizaciones de usuarios de aguas, y también el sentido de la mesa es que podamos tener una idea regional para enfrentar nuestra realidad.

¿Qué actores sumarán para enfrentar la sequía?¿Qué proyecciones tienen de la mesa regional para enfrentar la escasez hídrica?

Queremos contar con la mayor cantidad de opiniones para ampliar la mirada de futuro sobre los desafíos del agua para esta época, y esperamos que exista mucha colaboración y propuestas para enriquecer la postura de la región frente al tema.  Necesitamos al sector público, privado, la sociedad civil, y la academia, con quienes tendremos un entendimiento de la realidad e iniciativas que respondan a nuestra situación particular.