gob-huasco [640×480]

LOS NIÑOS PRIMERO: MÁS RECURSOS PARA RESIDENCIAS.

Por Patricio Urquieta García
Gobernador Provincia del Huasco

Si queremos un Chile más libre, más justo, más integrado y también con mayores oportunidades, tenemos que partir con nuestros niños.  Por eso, haciéndose cargo de una urgencia históricamente postergada, el Presidente Piñera desde el primer día de su mandato (cuando visitó un centro en La Pintana) ha puesto a los niños primero en la fila.  En efecto, el Presidente Piñera promulgó la ley que aumenta las subvenciones a los organismos colaboradores acreditados del SENAME (OCAs), con un claro sentido: mejorar la atención de los niños.

Y esta ley tiene cuatro ejes fundamentales: 1) Mejora la equidad en la distribución de los recursos.  Aún cuando los OCAs atienden a más del 85% de los niños institucionalizados en el SENAME, los recursos estatales que reciben los Centros Residenciales propios del SENAME superan en siete veces los recibidos por las OCAs.  2) Se acerca a los costos reales por niño en los OCAs.  El promedio de la subvención actual por niño que vive en residencias administradas por los OCAS alcanza $388.000 mensuales, mientras que el costo real alcanza $700.000 mensuales. Los OCAs están levantando (por sus propios medios) el resto de los recursos necesarios.  3) Aumenta la oferta en las licitaciones y frena el cierre de residencias por falta de recursos. En 2017, un 74% de las licitaciones se declararon desiertas por falta de oferentes. Adicionalmente, durante dicho año se cerraron 17 residencias, que implica 370 plazas menos en la red. En 2018, más de un tercio de las licitaciones se declararon desiertas, en gran parte porque los recursos no alcanzaban. 4) Aumenta las facultades de fiscalización del SENAME.

La ley no pretende solucionar todos los problemas del sistema, sino que responde a la urgencia en medio de una agenda de cambios estructurales e institucionales. El Gobierno del Presidente Piñera está comprometido con una reforma integral del sistema, reemplazando el SENAME por dos nuevos servicios: el Servicio Nacional de Reinserción Juvenil y el Servicio de Protección a la Niñez; la modificación de la ley de adopciones para hacerlas más expeditas; y la transformación de los centros en residencias familiares.