Fiscalizan carnes y alcoholes en vísperas del 18

1

Mercado debe actuar con transparencia y ofrecer calidad en sus productos, señalaron desde el SAG y la Seremi de Agricultura.

11/09/2018.- En conjunto con el Seremi de Agricultura y en compañía de diversos medios de comunicación, el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, llevó a cabo fiscalizaciones por motivo de fiestas patrias en Copiapó, orientadas a informar y entregar recomendaciones a la comunidad a la hora de adquirir carnes de vacunos y alcoholes, productos cuyo consumo se eleva en estas fechas.

La actividad se dirigió a la carnicería Carnes Kar y el supermercado Unimarc del centro de la ciudad, donde inspectores del Servicio, encabezados por la directora regional (s) del SAG, Mei Maggi, revisaron las vitrinas de venta cerciorándose de la exhibición al público de la categoría y corte de la carne de vacuno, y que estas coincidieran con el producto ofrecido. Así mismo, se revisaron carne en varas en cámara de frío, comprobándose la procedencia y tipificación.

De acuerdo al Seremi de Agricultura, Patricio Araya, el ministerio que representa, a través del SAG, tiene “que dar certeza que el producto que se está vendiendo corresponde a la realidad de a acuerdo a su categoría y trazabilidad”. La autoridad recalcó que las verificaciones que hacen apuntan a que el “consumidor compre con seguridad”.

En tanto, Mei Maggi expresó que en el caso de los establecimientos fiscalizados estos estaban en orden, destacando que todos los locales de venta de carnes y alcoholes son supervisados de acuerdo a un programa anual, a través de las oficinas de Copiapó y Vallenar.

En materia de carnes, explicó que este año están ejecutando cerca de 160 fiscalizaciones en la región a carnicerías independientes, supermercados, cadenas de carnicerías y frigoríficos. De ellas, 105 se realizan en las provincias de Copiapó y Chañaral, y 52 en la de Huasco. En relación a la vigilancia del cumplimiento de la ley de alcoholes, indicó que son 178 las actividades de fiscalización en Atacama, las que incluyen botillerías, supermercados, restaurantes, pubs, etc.

En alcoholes y dadas las fiestas patrias, el SAG pone su acento en los productores de chicha artesanal, tanto de la región como del país, considerando que la ley permite que este producto pueda comercializarse en envases abiertos y sin etiqueta, existiendo la posibilidad de adulteración en su elaboración o comercialización.

Maggi indicó que existen reglamentos específicos para elaborar vinos, piscos, pajarete o chicha, y los productores deben ceñirse a ellos, para asegurar un producto de buena calidad y que corresponda genuinamente a lo que se ofrece. ”La chicha debe tener un sabor dulce y frutoso, no amargo, un aroma entre fruta y vino, y que no contenga partículas en suspensión, entre otros aspectos”, mencionó la autoridad. Las infracciones más comúnmente detectadas por el SAG relativas a la chicha son adición de agua, sacarina, chancaca, preservantes no autorizados, etc.