La tecnología y el adulto mayor

pato-urquieta

Nuestro Presidente Piñera quiere que Chile progrese, levante el vuelo y se convierta en la tierra de oportunidades y de seguridad que todos queremos.  Eso significa que más que crecer, necesitamos un desarrollo inclusivo, integral y sustentable. Y para que sea inclusivo requiere no dejar a nadie atrás.

Los adultos mayores de más de 70 años ya representan 1,4 millones de personas en Chile; los adultos mayores se acercan a 3 millones, y por tanto son una parte muy importante de nuestra sociedad.  Sin embargo, viven en un mundo en el que la tecnología predomina en el acceso a los servicios, y muchos de ellos en ocasiones sienten que esa misma tecnología en lugar de facilitar ese acceso, termina por impedirlo.

Los servicios bancarios y financieros son un buen ejemplo de ello. Los adultos mayores representan el 14% de los clientes de los bancos, y sorprende que se le terminen unilateralmente los servicios – como el acceso al crédito – por el solo hecho de alcanzar cierta edad.  Ellos mismos han señalado tres problemas en esta área: discriminación por edad, dificultad para adaptarse a cambios tecnológicos, y que son víctimas de fraudes, a veces por sus mismos familiares.

En el marco de la presentación del Consejo ciudadano de personas mayores, el Presidente Sebastián Piñera hizo un anuncio importante para Chile. El Gobierno está trabajando en conjunto con los bancos en un programa que se hace cargo de estos tres problemas.  Primero, terminar con la discriminación por edad en el acceso a servicios bancarios; y segundo, dar un trato justo y preferente a los adultos mayores, y esto significa ejecutivos especializados que facilitan el acceso al sistema por teléfono o por internet, y también que brinden ayuda especial cuando aquellos sean víctimas de fraude.

Ello, junto a la reforma que aumentará las pensiones y que se presentará próximamente, unido al nuevo trato preferencial Auge mayor para la salud, van a mejorar sustancialmente la tercera etapa de la vida, que esperamos se convierta en un espacio propicio para disfrutar lo sembrado en los años previos.