Compartir

Junta de Vigilancia Río Copiapó evalúa en terreno daños al sistema de distribución de las aguas

Luego de varios recorridos realizados por el equipo operativo de la JVRC se pudo llevar a cabo la primera evaluación de los efectos provocados por las intensas lluvias que afectaron a nuestra región durante el fin de semana.

En el Embalse Lautaro se corroboró que ni los más de 50 milímetros de precipitaciones registradas en el lugar, ni el aumento excesivo del caudal de entrada (que tuvo un peak de 50.000 litros por segundo durante la noche del viernes) no ocasionaron daños estructurales, pero sí depositó abundante material aluvional que debe ser retirado de manera urgente, ya que se necesita la canalización de aproximadamente 400 metros. Respecto a las tareas de limpieza, la Dirección de Obras Hidráulicas envió maquinaria para retirar el material frente al vertedero.

“Por ahora, estamos evaluando la situación en terreno respecto de las obras de riego afectadas por el último evento hidrometeorológico registrado en el valle, con la finalidad de tomar registro de los daños y tomar medidas que nos permitan recuperar el sistema de conducción de aguas, por lo pronto, lo más urgente es retirar el material que dejó la bajada de la quebrada de Vizcachas frente al vertedero del Tranque Lautaro”, señaló Cristian González, Gerente General de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes.

Debido a la situación actual de la represa, se ha determinado mantener al máximo caudal de salida, es decir, una descarga de 2.500 l/s, con lo cual se espera retardar un eventual rebalse.

Respecto a la red de canales entubados, aunque aún no se realiza en balance total de los daños, el equipo constató destrucción de tuberías HDPE en Canal matriz Mal Paso, Canal Niagara, además de embancamiento en varios sectores del sistema de distribución de las aguas, situación que dificultará la reanudación en la entrega de agua a los regantes, hasta nuevo aviso.

Durante los próximos días, el equipo JVRC espera contar con mayores detalles de los daños en el sistema de conducción y distribución de las aguas, así como también de los plazos de la rehabilitación, detalle que será reportado a nuestros regantes de manera oportuna.